fbpx Skip to main content

Have a question about the Covid-19 vaccine? Learn more here.

Search
Press Releases

ENGA

July 24, 2005 Updated: August 24, 2020

WASHINGTON, DC. — El segmento de la fuerza laboral en los Estados Unidos con más probabilidades de sufrir lastimaduras o muerte en el trabajo es victima de una operación de engaño por parte de la agencia de Cumplimiento de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en ingles). Oficiales de ICE se hicieron pasar por instructores de seguridad para reunir trabajadores de construcción documentados e indocumentados en Carolina del Norte usando un volante que anunciaba una reunión obligatoria de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) a principios de este mes, luego arrestaron a 48 trabajadores indocumentados que acudieron a la reunión.

“OSHA es responsable por la seguridad y salud de los trabajadores,” dijo Joe Hansen, Presidente Internacional de la UFCW.  “El que ICE haya llevado acabo una reunión falsa de OSHA para juntar y arrestar gente socava la misión de OSHA y es un retroceso en los esfuerzos federales y estatales de reducir lastimaduras y muerte de trabajadores. Después de un engaño como este, el reporte que llega a los lugares de trabajo es que no se puede confiar en OSHA. Ese tipo de percepción reduce la habilidad de OSHA para hacer trabajo critico de proteger a la fuerza laboral de los Estados Unidos.”  

Hay más de 10 millones de trabajadores nacidos en el exterior en la fuerza laboral de los Estados Unidos, lo cual es aproximadamente 15% de la fuerza laboral. Los trabajadores inmigrantes tienen las tasas mas latas de lastimaduras y fatalidades en el trabajo. Los trabajadores Hispanos sufren 69% de todas las lastimaduras y muertes en el trabajo. En la industria empacadora de carne, mas de la mitad de los trabajadores son nacidos en el extranjero, y en algunas plantas, hasta el 80% de los trabajadores son inmigrantes.  

“Esta acción inescrupulosa ha diezmado la confianza entre OSHA y los trabajadores que más dependen de la agencia,” dijo Hansen.  “Más y más a menudo, son inmigrantes quienes trabajan las industrias mas peligrosas tales como la construcción o empacadoras de carne. ¿Como puede ahora acceder OSHA a estos trabajadores en riesgo con información sobre seguridad? Para estos trabajadores, OSHA ya no significa seguridad, sino traición. La administración Bush debe denunciar este tipo de trampas que socavan la seguridad en el trabajo.”