• Background Image

    UFCW Blog

    Spanish

August 31, 2009

UFCW en Conjunto con el Consulado General de M

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA: 31 DE AGOSTO DE 2009

UFCW en Conjunto con el Consulado General de México Lanzarán Celebración de la “Semana de Derechos Laborales” en la Aproximación del Día del Trabajo de 2009.

Filiales Locales de la Unión Trabajarán Junto a los Consulados Mexicanos en Trece Ciudades para Ofrecer Innovadores Programas de Derechos Laborales

(Chicago, Ill.) – La Unión Internacional de Trabajadores de la Industria de Alimentos y del Comercio (UFCW, por sus siglas en inglés) está orgullosa de asociarse a la Embajada de México, el Departamento de Trabajo y otras organizaciones aliadas para promover la primera “Semana de Derechos Laborales” (Labor Rights Week). Joe Hansen, presidente internacional de la UFCW, se unió a Manuel Rodríguez Arriaga, cónsul general de México en Chicago, para lanzar una campaña nacional de alcance y un programa de educación que se están realizando en trece ciudades en todo el país.

En la aproximación del Día del Trabajo de 2009, La Semana de Derechos Laborales continuará hasta el 4 de septiembre y se enfoca en la inclusión de los nacionales mexicanos en los lugares de trabajo y comunidades de los Estados Unidos. Los programas incluyen clases y sesiones informativas en derechos laborales, inmigración y derechos humanos.

“Nuestras comunidades y vecindarios son lugares mejores y más seguros para trabajar y vivir cuando todos los trabajadores saben y ejercen sus derechos”, expresó Hansen. “La Semana de Derechos Laborales es una manera perfecta para dar más poder a los trabajadores mexicanos por medio de la información y promoción de su participación activa en la base cívica de nuestra nación. La UFCW ha sido la unión de los inmigrantes por más de 100 años y el programa a realizarse estas semanas ayudará a asegurar que una nueva generación de trabajadores tenga los medios para que puedan hacer escuchar su voz en los lugares donde trabajan”.

Educar a los trabajadores inmigrantes sobre los derechos de los inmigrantes en sus lugares de trabajo ayuda a mejorar los estándares del trato a todos los trabajadores en las industrias en donde los nuevos inmigrantes generalmente trabajan, incluyendo las empacadoras cárnicas, procesadoras de alimentos y supermercados.

“En los últimos años, un creciente número de trabajadores inmigrantes fueron sujetos a abusos bajo el manto del miedo que fue creado por políticas que permitieron a empleadores inescrupulosos usar el estatus migratorio para amenazar a sus trabajadores con la deportación si ellos reportaban discriminación, o violaciones salariales, sanitarias o de salud. Reconocemos que el liderazgo de la Secretaria Solis en este tema y creemos que los esfuerzos conjuntos como la Semana de Derechos Laborales fortalecerán nuestra capacidad para proteger los derechos de nuestros compatriotas en el extranjero”, indicó Arturo Sarukhan, embajador de México en los Estados Unidos.

La UFCW está orgullosa se estar asociada con las actividades de esta semana y ha trabajado con las oficinas consulares para preparar las actividades únicamente adecuadas para las comunidades en las cuales se ofrecen. Dentro de estas se encuentran el programa en Fresco, California, dirigido por el consulado local y el Local 5 de la UFCW que se enfocará en alcanzar a los trabajadores en las industrias agrarias y de productos lácteos. El Local 540 de la UFCW y socios locales en Dallas, Texas, están recibiendo preguntas sobre los derechos de los trabajadores en un programa televisivo transmitido por la cadena Univisión que dura tres horas. El evento inaugural se realizará en Chicago con el Presidente Hansen y el Cónsul General Rodríguez Arriaga, quienes estarán acompañados de varios líderes comunitarios.

Más detalles sobre los eventos locales están disponibles en el www.ufcw.org

La UFCW ha liderado la lucha nacional para desarrollar un sistema de inmigración más humano y justo. El Presidente Hansen recientemente fue el presidente fundador de una comisión nacional que estudió las redadas federales en los lugares de trabajo y realizó recomendaciones para una reforma migratoria comprensiva.

Previamente en este año, la UFCW en Canadá y el estado mexicano de Michoacán, firmaron un histórico acuerdo de cooperación para asegurarse que los derechos humanos y laborales de los trabajadores agrícolas de Michoacán, México sean reconocidos y cumplidos mientras trabajan en los campos e invernaderos de Canadá.

Con 1.3 millones de miembros, la UFCW es la unión (sindicato) más grande dentro del sector privado con miembros en supermercados, empacadoras cárnicas, procesamiento de comida, y otras industrias.

-30-

Los programas están abiertos a los medios de comunicación y continuarán hasta el 4 de septiembre. Preguntas y peticiones de entrevistas deben ser dirigidas a Jill Cashen, UFCW al 202-728-4797 o press@ufcw.org.

October 31, 2008

LOS DERECHOS DE LOS INMIGRANTES SON DERECHOS DE LOS TRABAJADORES

Washington, D.C.—Los inmigrantes son trabajadores, no criminales.

Si la legislación que fue aprobada por la Cámara de Representantes de los Estados Unidos—H.R. 4437—entra en vigor, tendrá el efecto de criminalizar y convertir los inmigrantes en chivos expiatorios de las fallas de la política previa del gobierno.

La combinación del fracaso del sistema de inmigración y una política de comercio sin estándares para proteger los trabajadores ha dejado las corporaciones crear un grupo de trabajadores que son explotables. De hecho, el sistema de inmigración ha sido privatizado por los empleadores estadounidenses de una manera que atrae inmigrantes al país para explotarlos y reducir los sueldos y condiciones de trabajo de todos los trabajadores—especialmente los que ya reciben salarios bajos.

Miles de personas están participando en demostraciones en el país hoy, así como hicieron hace 21 días. En Lumberton, N.C., miles de trabajadores—nativos e inmigrantes—van a manifestarse para reclamar los derechos de los inmigrantes.

La UFCW es un movimiento de inmigrantes. Hemos estado luchando para organizar, representar y mejorar los sueldos y condiciones de trabajo para los trabajadores inmigrantes por décadas. El empaquetado de carne y el procesamiento de alimentos fueron algunas de las primeras industrias que utilizaron la mano de obra de inmigrantes. Hace 100 años, inmigrantes polacos, italianos y sur europeos inundaron las plantas empacadoras de este país. Hoy en día, los inmigrantes de Asia, Latino América, Europea del Oeste, y África trabajan en las líneas del procesamiento de carne y alimentos.

La reforma de la política migratoria tiene que ser comprensiva. Una política migratoria que es constructiva legalizaría los millones de trabajadores inmigrantes que ya están contribuyendo a nuestra economía y sociedad, a la vez que protegería los salarios y condiciones de trabajo de todos los trabajadores—algo menos que eso lastima a todos los trabajadores.

Para mayores informes contacte a Andrea Nill al (202)-466-1591 o Luis Espinosa al 202-368-7154 o a press@ufcw.org

October 30, 2008

Fuerza Laboral Mayoritaria Se Moviliza a Favor de los Derechos de Los Trabajadores Inmigrantes de la Inudstria de …

FUERZA LABORAL MAYORITARIA SE MOVILIZA A FAVOR DE LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES INMIGRANTES DE LA INDUSTRIA DE ALIMENTOS Y DEL COMERCIO

LOS ALIMENTOS QUE LLENAN LA MESA FAMILIAR EN LOS ESTADOS UNIDOS SON FRUTO DEL TRABAJO DE INMIGRANTES

La unión más grande del sector privado y la organización de trabajadores con más integrantes en la industria alimentaría, United Food and Commercial Workers Union (UFCW), con 1.4 millones de miembros; se está movilizando para proteger los derechos de los obreros inmigrantes, quienes conforman en la actualidad la mayoría de la fuerza laboral en gran parte de la industria del procesamiento de carnes y alimentos de los Estados Unidos.

Los miembros y líderes de la UFCW están “”montándose en el autobús”” para integrar la Marcha de la Libertad para los Trabajadores Inmigrantes, que tendrá lugar en las ciudades de Los Angeles, Las Vegas, San Francisco, Seattle, Miami, Minneapolis, Houston y Chicago.

“”Estamos llevando un mensaje de esperanza a los trabajadores inmigrantes. Ellos son los que ponen en marcha la maquinaria de los Estados Unidos-el trabajo más duro, el más peligroso, el que lleva los alimentos a la mesa de las familias americanas. Creemos que quienes hacen ese trabajo se han ganado la oportunidad de un estatus legal, un salario decente, y el respeto a sus derechos. Estamos exhortando a los Estados Unidos para que reconozcan la contribución de algunos de sus trabajadores más valiosos””, afirmó Doug Dority, presidente de la UFCW.

La UFCW ha estado organizando agresivamente a los obreros de la industria empacadora de carnes por espacio de más de tres décadas. Primero fueron los refugiados del sudeste asiático en los años setenta, ochenta y noventa, y luego a los latinoamericanos y afroamericanos en la actualidad. La UFCW ha luchado incesantemente para abrirles las puertas al sueño americano a una nueva generación de inmigrantes. Hace un siglo, los inmigrantes centroamericanos y del sur de Europa se esforzaron y lucharon en la industria empacadora de carne, como denunciara el escritor Upton Sinclair en su novela “”La Jungla.”” Increíblemente, en estos tiempos los trabajadores de las plantas no sindicalizadas tienen que enfrentar condiciones que superan en rigor a las de hace cien años, con un aumento en los índices de lesionados, la exigencia de una gran productividad, así como el pago de bajísimos salarios.

“”Los empleadores explotan sin piedad a los trabajadores inmigrantes, quienes en ocasiones no conocen los derechos que les asisten en el centro de trabajo, y viven en un temor constante a la deportación. Si bien el gobierno no puede impedir con efectividad que los empleadores contraten e importen trabajadores inmigrantes con el único propósito de la explotación económica, si puede reprimirlos en su lucha contra la explotación, permitiendo que sus empleadores los amenacen con emprender acciones ante las autoridades de inmigración. Para proteger las normas mínimas en los centros de trabajo de los Estados Unidos, debemos legalizar y organizar a los obreros inmigrantes, y así poner coto al abuso generalizado de sus derechos como trabajadores””, añadió Dority.

La Marcha de la Libertad para los Trabajadores Inmigrantes está inspirada en la experiencia de los movimientos por los derechos civiles en los años sesenta. Con la construcción de puentes hacia una comunidad más amplia, y tomando fuerza de las luchas del pasado, se vinculan a los inmigrantes de hoy a una red de apoyo que puede movilizar el poder social y político para abrirle los ojos, conmover su corazón, y cambiar las leyes estadounidenses para lograr el reconocimiento de los derechos de los trabajadores inmigrantes.

Las actividades de la UFCW se llevarán a cabo con paradas en Omaha, Nebraska, y Fayetteville, Carolina del Norte.

La concentración en Omaha estará dedicada a un esfuerzo de organización en la comunidad y la industria local de empaque de carne. Desde la organización de ligas de fútbol a la de uniónes, los activistas de la UFCW están construyendo un modelo para dar poder a los trabajadores inmigrantes y ganar el apoyo de la comunidad. El gobernador republicano de Nebraska respondió a tal esfuerzo con la proclamación de una “”Declaración de Derechos”” que beneficia a los obreros de la industria empacadora de carnes. Tal esfuerzo ha llevado a la organización y a un contrato sindical para los trabajadores inmigrantes en tres plantas locales de Omaha.

Los contratos para inmigrantes conseguidos por la UFCW han producido progresos tangibles en las vidas de los trabajadores, incluyendo aumentos de salario y seguros costeables de salud para las familias.

Dichos contratos también protegen a los inmigrantes de despidos injustos; de la discriminación basada en su estatus migratorio, y les dan representación y arbitraje imparcial para proteger sus derechos.

Además, establecen fondos multiculturales que brindan recursos para programas como los de adiestramiento en español para medidas de seguridad del trabajo, y clases de inglés como segundo idioma.

“”Todos los trabajadores tienen interés en poner fin a la explotación de los obreros inmigrantes. Si los empleadores pueden violar impunemente los derechos de cualquier trabajador, estarán en capacidad de explotar a todos los obreros por igual. Los trabajadores inmigrantes son víctimas de un sistema que quiere su trabajo, pero al mismo tiempo les niega el derecho y la compensación por su labor. Ese no es el método americano. Cuando los autobuses hagan su parada en Nueva York, el trabajo volverá a despertar la llama en la antorcha de la Estatua de la Libertad, para iluminar el camino a los derechos humanos para esta generación de inmigrantes””, aseguró Dority.

La UFCW ha estado luchando incesantemente en contra de la discriminación en los centros de trabajo que afecta a los obreros inmigrantes. Con una subvención del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, la institución produjo un video premiado en español, titulado “”Acuérdense Siempre de Sus Derechos”” (Always Know Your Rights), para ayudar a los trabajadores a protegerse contra los abusos por parte de sus empleadores. Para obtener copias del video, debe enviar un mensaje electrónico a la dirección press@ufcw.org

–30–

October 30, 2008

Trabajadores de Smithfield de Iowa Ratifican un Buen Contrato

Washington, DC—Casi un mil de trabajadores representados por la Unión de Trabajadores Comerciales y de Alimentos (UFCW) Local 1142 votaron en favor de la ratificación de un nuevo contrato con la compañía de Smithfield Foods en su planta de John Morrell en Sioux City, Iowa. El acuerdo de cuatro años y medio promete aumentos de salario que van a mantener los trabajadores como unos de los mejores pagados de la industria.

“”Nosotros hemos estado negociando desde el octubre pasado,”” dijo el presidente de UFCW Local 1142, Warren Baker. “”Las negociaciones fueron bastantes contenciosas. Siempre hay toma y daca, pero, al final, llegamos a un compromiso justo.””

El nuevo contrato:

–Establece aumentos de salario, incluyendo un aumentos de $1.50/hr del salario base durante la vigencia del contrato para los trabajadores de producción y $1/65/hr del salario base para los trabajadores de mantenimiento.

–Mantiene seguro médico asequible, sin un aumento de prima de seguro durante la primera y última mitad del contrato. Aumentos semanales de $1.50 para cada individuo y $3 para la cubertura familiar ocurrirán el segundo, tercer y cuarto año del contrato.

–Mantiene la seguridad de las pensiones

–Aumenta el pago por concepto de licencia por enfermedad

–Mejora las condiciones de trabajo

“”El contrato es muy bueno con respecto al seguro médico,”” dijo Gary Petz, quien ha trabajado en la planta por 23 años. “”En conjunto, los buenos aumentos de salario y beneficios son el resultado de la unificación de todos los trabajadores por un contrato que asegura la seguridad de nuestras familias.””

April 8, 2008

REALIZA AUDIENCIA EN BOSTON COMISI

BOSTON – Una comisión recientemente formada para examinar las redadas conducidas por agentes del Departamento de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en ingles), realizó su segunda audiencia el día de hoy en el edificio de la legislatura estatal de Massachusetts. La audiencia se enfocó en el impacto causado en las comunidades y en los lugares de trabajo debido a las redadas migratorias en Massachusetts y en Connecticut y analizó porqué la ejecución de estas redadas ha sido parte de un patrón más amplio de abuso cometido por las autoridades del ICE en todo el país. La junta también escuchó testimonios sobre medidas antiinmigratorias en Rhode Island.

“”El testimonio el día de hoy produjo una clara y hasta trágica evidencia de la amplia devastación que estas redadas migratorias han causado en los trabajadores, sus familias, comunidades y las economías locales””, señaló Joseph T. Hansen, presidente fundador de la Comisión Nacional y presidente de la Unión de Trabajadores Comerciales y de Alimentos (UFCW, por sus siglas en inglés). “”El hecho que las heridas emocionales y económicas infligidas por los agentes de ICE siguen tan latentes, y el hecho que todavía hay muchas preguntas sin resolver mucho tiempo después que sucedieron estas redadas, resaltan la importancia de que se responsabilice a esta agencia gubernamental por sus acciones””.

Julie L. Myers, secretaria adjunta de ICE, declinó una invitación a testificar ante esta comisión.

La audiencia en Boston es parte de una serie de reuniones públicas regionales de esta comisión que tienen el propósito de investigar la ejecución de las redadas migratorias en los lugares de trabajo y las implicaciones y ramificaciones que éstas producen en las comunidades locales. Esta comisión también investigará quejas que culpan al ICE de ejecutar acciones en violación de la cuarta enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. Después de concluir con esta ardua investigación, la comisión publicará un reporte público en el que señalará los resultados y hará recomendaciones para reformar el sistema.

“”Mientras nuestra comisión viaja alrededor del país y habla cada vez con más trabajadores y expertos, estamos encontrando patrones preocupantes de abuso que se repiten””, añadió Hansen. “”Esta comisión continuará en su búsqueda agresiva de los hechos y asegurará que éstos obtengan un despliegue completo y público””.

La comisión fue creada en respuesta a las redadas realizadas en las plantas procesadoras de carnes en los estados centrales de los Estados Unidos hace dos años. El 12 de diciembre de 2006, miles de trabajadores inocentes fueron detenidos en diferentes procesadoras de carne en seis estados durante redadas migratorias perpetradas por agentes federales del ICE. La UFCW representa trabajadores en cinco de estas plantas, incluyendo Worthington, Minn.; Greeley, Colo.; Cactus, Tex.; Marshalltown, Iowa; y Grand Island, Neb.

El 12 de septiembre de 2007, la UFCW enjuició al Departamento de Seguridad Doméstica (DHS, por sus siglas en inglés) y al ICE con la intención de proteger los derechos que le otorga la cuarta enmienda de la Constitución a todos los estadounidenses y, al mismo tiempo, evitar que el gobierno ilegalmente arreste y detenga a trabajadores, incluyendo a ciudadanos de los Estados Unidos y residentes legales, mientras se encuentren en sus lugares de trabajo.

La comisión está integrada por un amplio grupo de expertos en leyes que incluye al ex gobernador de Iowa, Tom Vilsack. La comisión organizó su primera audiencia en Washington, D.C. el 25 de febrero de 2008. Las siguientes audiencias se realizarán en Des Moines, Iowa el 29 de abril de 2008 y en Atlanta, Georgia el 29 de mayo de 2008.

Las comisiones lideradas por civiles han desempeñado un papel importante en la historia de los Estados Unidos. Cuando estaban arrestando, matando y golpeando a los Afro-Americanos durante el movimiento de los derechos civiles, estas tragedias conllevaron a la formación de la Comisión McCone en 1965 y a la Comisión Nacional de Consejería en 1968.

Cuando los japoneses-americanos estaban siendo sometidos a los campos intermitentes durante la Segunda Guerra Mundial, la Comisión de la Mudanza por la Guerra y de la Intermitencia de Civiles fue establecida para investigar estas violaciones inaceptables de derechos civiles.

Paneles de ciudadanos son creados frecuentemente para ayudar a vigorizar el compromiso a los derechos garantizados por la Constitución de los Estados Unidos, especialmente cuando éstos son violados por la brutalidad de la policía local.

January 11, 2008

El Tribunal Apelativo de los EEUU manda Agriprocessors a negociar un contrato con sus trabajadores en Brooklyn

(Brooklyn, NY)—Trabajadores en el centro de distribución de Agriprocessors en Brooklyn consiguieron una victoria enorme cuando El Tribunal Apelativo de los EEUU mandó la compañía a reconocer sus votos por una unión en el trabajo.

La corte decidió en favor del derecho de los trabajadores a hacerse miembros de la Unión de Trabajadores Comerciales y de Alimentos (UFCW) por medio de su reafirmación del principio antiguo que dicta que todos los trabajadores, aún los sin documentos, tienen el derecho de votar por una unión y negociar colectivamente.  La compañía se negó a negociar después que la mayoría de sus trabajadores en su centro de distribución votaron por la unión en septiembre del 2005.

Agriprocessors mantuvo que, aunque la compañía los contrató, muchos de estos trabajadores no tenían documentos, y según Agrirprocessors, no tenían el derecho de votar o ser miembros de la unión.  La Junta Nacional de Relaciones del Trabajo también mandó contra Agriprocessors, manteniendo que cada empleado y empleada, sin importar se estatus migratorio, tiene el derecho de votar por una unión y negociar colectivamente.  Después de casi tres años, Agriprocessors perdió su apelación a esta decisión en la corte federal.

A pesar de esta decisión positiva, esto es simplemente otro ejemplo del fracaso de nuestro sistema de inmigración, y más que nada, el gran fiasco del proceso de verificación de empleo.  Las leyes migratorias deben complementar, no socavar, la aplicación de las leyes laborales y de empleo.  De lo contrario, los sueldos, beneficios, y condiciones laborales de todos los trabajadores se van a  degenerar.

“Las leyes laborales de los EEUU protegen todos los trabajadores y la UFCW no dejará una compañía dirigir sus negocios fuera de la ley y aprovecharse de sus empleados,” dijo Mark Lauritsen, vice-presidente internacional y director de la División de Procesamiento, Empacado y Manufactura de Alimentos de la UFCW.  “El tribunal apelativo ha mandado un mensaje firme a Agriprocessors y otros empleadores que crean que ellos pueden ignorar la ley y negar sus trabajadores una voz por un lugar de trabajo más seguro y mejores trabajos.”

Agriprocessors es una de las compañías kosher más grandes de la nación.  La compañía produce productos bajo las siguientes marcas: Aaron’s Best, Aaron’s Choice, European Glatt, Iowa Best Beef, Nevel, Shor Harbor , Rubashkin’s, Supreme Kosher, and David’s.

September 25, 2007

Trabajadores interponen demanda para detener encarcelamiento y detenciones masivas por agentes federales

La demanda de la UFCW desafía las redadas migratorias punitivas y denuncia la violación de los derechos constitucionales de la cuarta enmienda

Washington, D.C:–La Unión de Trabajadores Comerciales y de Alimentos (UFCW por sus siglas en inglés), buscaron hoy la intervención judicial para proteger los derechos constitucionales de la cuarta enmienda de todos los trabajadores y prohibir la detención de trabajadores, incluyendo ciudadanos de Estados Unidos y residentes legales en sus lugares de trabajo por parte del gobierno.

La demanda—presentada en la Corte de Distrito de los Estados Unidos de América para el Distrito de Texas—identifica al Departamento de Seguridad Nacional de EEUU (DHS por sus siglas en inglés) y la Agencia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés) como los acusados.  La demanda exige un  requerimiento judicial inmediato contra las redadas excesivas, ilegales e innecesarias en los lugares de trabajo llevadas acabo por los agentes de ICE.

“El propósito de esta demanda es asegurar que los trabajadores sean protegidos y que sus derechos constitucionales sean respetados,” dijo Joe Hansen, el Presidente Internacional de la UFCW en una conferencia de prensa anunciando la demanda.  “Es inconcebible que nuestro gobierno acorrale  cientos, a veces miles, de trabajadores inocentes en un esfuerzo por aprehender sólo unos pocos individuos.”

Más de 12,000 trabajadores empacadores de carne—incluyendo ciudadanos, residentes legales e inmigrantes en el proceso de legalización—fueron recogidos por las redadas de ICE el 12 de diciembre de 2006 en seis plantas empacadores de carne por todo el país.  La UFCW representa trabajadores en cinco de las plantas, incluyendo Worthington, Minn.; Greeley, Colo.; Cactus, Tex.; Marshalltown, Iowa; y Grand Island, Neb.  A pesar de la demostración de fuerza sin precedentes, injustificada y excesiva, sólo 65 trabajadores fueron acusados del robo de identidad.

La querella legal sostiene que durante las redadas de 12 de diciembre, a los trabajadores se les negó el acceso a teléfonos, abogados y hasta el uso de los baños.  Ciudadanos y residentes fueron privados de la oportunidad de salir a traer los documentos que confirmaban su estatus legal.  Algunos trabajadores fueron esposados.  Otros fueron transportados en autobuses a otros lugares.  Las familias, escuelas, y guarderías infantiles no pudieron ser contactadas para hacer planes para el cuidado de los niños de los trabajadores detenidos.  Familias fueron divididas—sin saber dónde o cuándo tendrían la oportunidad de ver sus familiares desaparecidos.

“Cuando traté de ir a la cafetería durante la redada, los agentes de ICE me acusaron de haber intentado a escapar. Me esposaron.  Soy un ciudadano de Estados Unidos, nacido en Iowa.  Mis padres viven en Mississippi.  Mi gobierno me trató como un criminal y no hice nada malo.  Sabía que estaban violando nuestros derechos.  Lo que están haciendo en estas redadas es ilegal,” dijo Mike Graves, quien ha vivido en Estados Unidos toda su vida y trabaja en la planta de Swift and Company en Marshalltown, Iowa, y es un miembro de la UFCW Local 1149.

Peter Schey, Presidente del Centro de Derechos Humanos y Derecho Constitucional, basado en Los Angeles, y abogado principal de la demanda de la UFCW declaró que “el DHS viola la constitución y la ley federal de manera rutinaria al realizar detenciones masivas de trabajadores sin bases para pensar que han violado alguna ley cuando lleva acabo redadas en el trabajo para detectar trabajadores indocumentados. Este tipo de detenciones masivas han sido consideradas ilegales por las cortes de los EEUU desde hace mucho. Aun cuando el DHS tiene la función legitima de hacer cumplir las leyes de la nación, no puede hacerlo por hacerlo sin respetar los derechos constitucionales de los ciudadanos y residentes legales. Si el Secretario Chertoff no quiere o no puede detener la conducta anticonstitucional de sus agentes, entonces estamos seguros que los tribunales federales lo harán.”

La demanda también incluye una queja que los abogados y representantes de la unión no fueron otorgados el pronto acceso a los miembros de la UFCW durante y inmediatamente después de las redadas.  En muchos casos, los abogados de la unión fueron negados el acceso a los miembros de la UFCW, una violación rotunda del derecho que los trabajadores tienen al consejo legal.

“Trabajar no es un crimen.  Los trabajadores no son criminales. Nuestros derechos constitucionales no se dejan en la puerta de la planta,” dijo el presidente Hansen.  “Infligir este tipo de aplicación de la ley a trabajadores inocentes –arrestar y detener ilegalmente una cantidad masiva de personas contra su voluntad y tratarlas como criminales—eso no sólo es inaceptable, sino también no corresponde con los valores nacionales.”

La UFCW espera que miembros de la unión y los grupos religiosos, de derechos civiles y de derechos migratorios presenten un escrito de amicus curiae como parte de la demanda de la UFCW.

Además de la acción legal colectiva anunciada hoy, la UFCW continuará a llevar a cabo audiencias por todo el país para investigar y denunciar las acciones punitivas contra las familias trabajadoras.  La UFCW también presionará el congreso a llevar a cabo una audiencia sobre este tema y a reformar las leyes migratorias

August 28, 2007

Los trabajadores denuncian conducta abusiva de ICE en la primera reuni

Las redadas de diciembre sometieron millones de miembros de la UFCW  y ciudadanos de Estados Unidos a la detención masiva y otros abusos de sus derechos constitucionales

Omaha, Neb.—Miembros de la Unión de Trabajadores Comerciales y de Alimentos (UFCW por sus siglas en inglés) se juntaron con grupos de la comunidad, lideres de los derechos civiles y activistas inmigrantes para condenar el abuso y la mala conducta por parte de los agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés).  Por todo el país, los oficiales de ICE han utilizado la fuerza física injustificada para la detención ilegal de trabajadores en sus intentos a hacer cumplir con la política migratoria fracasada de los Estados Unidos.

La reunión nacional de hoy fue llevada a cabo para oír los testimonios de los trabajadores, muchos quienes fueron detenidos ilegalmente y contra su voluntad, a quienes se les negó el acceso a teléfonos, abogados y hasta el uso de los baños.

“La demostración excesiva de fuerza—conducta abusiva, y la indiferencia por los derechos y las familias de los trabajadores, suena más como algo de un país o una época lejana,” dijo el presidente de la UFCW Internacional Joe Hansen. “Desafortunadamente, ocurrieron en el centro de Estados Unidos durante nuestros tiempos.  Sucedió a los trabajadores de Estados Unidos—nuestros hermanos y hermanas.  Sucedió a nuestros compañeros americanos—los nativos y los inmigrantes.”

Durante las redadas, las familias, escuelas, y guarderías infantiles no pudieron ser contactadas para hacer planes para el cuidado de los niños de los trabajadores detenidos.  Familias fueron divididas—sin saber dónde o cuándo tendrían la oportunidad de ver sus familiares desaparecidos.

“Nuestra unión se está levantando para hablar sobre los derechos constitucionales de nuestros miembros,” dijo Hansen.  “Ellos fueron detenidos ilegalmente durante estas redadas de ICE.  Hemos vencido por décadas en la lucha por los derechos de los trabajadores y no nos vamos a quedar callados mientras los agentes federales les niegan sus derechos constitucionales de la cuarta enmienda.”

La UFCW organizó la Reunión Nacional Sobre la Mala Conducta de ICE y las Violaciones de los Derechos Constitucionales de la Cuarta Enmienda de hoy para unir las voces por todo el país y para colectar las historias de los trabajadores que sufrieron durante las redadas de ICE, además de planear una trayectoria de acción para responder a estos acontecimientos.

“Cuando traté de ir a la cafetería durante la redada, los agentes de ICE me acusaron de haber intentado a escapar. Me detuvieron en esposas.  Soy un ciudadano de Estados Unidos, nacido en Iowa.  Mis padres viven en Mississippi.  Mi gobierno me trató como un criminal y no hice nada malo.  Sabía que estaban violando nuestros derechos.  Lo que están haciendo en estas redadas es ilegal,” dijo Mike Graves, quien ha vivido en Estados Unidos toda su vida y trabaja en la planta de Swift and Company en Marshalltown, Iowa, y es un miembro de la UFCW Local 1149.

Más de 12,000 empacadores de carne fueron detenidos durante las redadas de ICE el 12 de diciembre del 2006.  Desde entonces, muchos trabajadores en otras industrias han sido arrestados y detenidos contra su voluntad y se les negó contacto con sus familias en otras redadas subsiguientes.  Millones de trabajadores quines son ciudadanos de Estados Unidos y residentes legales fueron afectados por estas redadas.

“Sólo unas pocas órdenes de detención que involucraron sólo una fracción del uno por ciento de los trabajadores detenidos durante las redadas fueron la justificación para la disrupción masiva del trabajo, familias y comunidad, además de la intimidación, miedo, y amenazas dirigidas a los trabajadores,” dijo Hansen.

“Los trabajadores fueron detenidos por agentes armados, acorralados y negados sistemáticamente sus derechos,” dijo Gabriela Flora, una organizadora en la región central del Project Voice of the American Friends Service Committee.  “A los trabajadores se les negó el acceso a teléfonos, baños, y consejo legal. Los ciudadanos y residentes fueron privados de la oportunidad de salir a traer los documentos que confirmaban su estatus legal.  Muchos no podían hacer planes para los niños y ancianos bajo su cuidado porque no podían hacer ningunas llamadas.  La indiferencia hacia los derechos constitucionales de la cuarta enmienda representa el fracaso de una de las responsabilidades principales de nuestro gobierno.”

“Los políticos no pueden tener un doble discurso.  No pueden continuar diciendo que nuestro sistema migratoria está quebrado y necesita ser reparado, y después insistir que se aplique la ley con medidas excesivas e ilegales que creen más problemas para todos—los trabajadores, las compañías, y las comunidades,” dijo Hansen.

La UFCW concluyó la reunión comunitaria nacional de hoy con la organización del “Grupo de Trabajo Nacional Sobre la Mala Conducta de ICE y la Violación de la Cuarta Enmienda Constitucional” designado para desarrollar une respuesta estratégica al incremento de las redadas por parte de ICE y otras acciones similares.  El grupo documentará lo que pasó a los miembros de la unión durante las redadas, revelar el abuso y la mala conducta de ICE y presentar la evidencia al Congreso.  El Grupo de Trabajo planea mostrar que las tácticas de ICE durante las redadas de diciembre del 2006 violaron las propias leyes del gobierno de Estados Unidos.  El Grupo va a coleccionar otros testimonios de otros lugares de trabajo donde ocurrieron redadas, y exigirán que los altos oficiales del gobierno federal se hacen responsables.

“Trabajar no es un crimen.  Los trabajadores no son criminales. Nuestros derechos constitucionales no se dejan en la puerta de la planta,” dijo el presidente Hansen.  “Las historias de los trabajadores que fueron víctimas de las redadas tienen que ser escuchadas.  Su experiencia debe servir como el fundamento de las audiencias del congreso.  Nuestros oficiales electos tienen que hacer algo para proteger nuestros derechos constitucionales de la cuarta enmienda en el lugar de trabajo.”
___________________________________________________________________________

July 23, 2007

JOS

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
6 febrero de 2007

CONTACTO:

press@ufcw.org

 

JOSÉ GUARDADO, TRABAJADOR DE UNA EMPACADORA Y ACTIVISTA DE LA UNIÓN 

Declaración ante la prensa en apoyo a la Employee Free Choice Act

 

Me llamo José Guardado y laboré por ocho años en la planta empacadora Nebraska Beef, en Omaha, Nebraska. Trabajaba en la sección de piso donde se sacrifica a los animales, a donde nos llegaban hasta 2,500 reses al día.

Vine a este país persiguiendo al sueño americano. Pensé que el en país más poderoso del mundo, los trabajadores podían expresarse libremente. Pensé que la ley protegía a los trabajadores que quieren formar una unión. Me equivoqué. En lugar de ello, me encontré que los patrones pueden violar las leyes, abusar de los trabajadores y acallar sus voces, y nadie hace nada para detenerlos.

Mis compañeros y yo queríamos tener una unión en el trabajo para oponernos a las condiciones de trabajo peligrosas, a la falta de respeto y los tratos abusivos. Todos firmamos tarjetas mostrando nuestro apoyo a la UFCW.

La ley no fue suficiente para detener la campaña que la empresa inició contra nosotros. La empresa aterró a los trabajadores que defendían sus derechos. Amenazaron con despedir a los trabajadores que apoyaran la unión, de llamar a la autoridad migratoria y deportar a las personas de origen latino y amenazaron con cerrar la planta. Prometieron reducir la velocidad de la línea y tratarnos mejor. El día de la votación la Nebraska Beef trajo un montón de trabajadores de otra empresa para que votaran contra la unión.

Los trabajadores tenían temor, nadie quería perder su empleo. La empresa ganó la votación por una diferencia muy pequeña. Volvieron a acelerar la línea y a nadie se le dio lo prometido.

Después, Nebraska Beef comenzó a despedir a cuantos apoyaban la unión. Sabía que estaban vigilando y esperando a que cometiera un error, por lo que puse mucho cuidado, sin embargo, la empresa me despidió. Mi seguro expiró semanas antes que me despidieran por lo que tuve que pagar mil dólares de mi bolsa para consultar el médico y pagar medicamentos. Mientras tanto la empresa restó 20 dólares de cada uno de mis tres últimos cheques de pago por concepto de seguro de salud, un seguro del cual carecía.

Esta empresa me arrebató los medios para ganarme la vida y lastimó a mi familia nada más para evitar que organizáramos una unión. Muchos otros trabajadores fueron despedidos o renunciaron porque tenían temor.

A la fecha, las y los trabajadores de la Nebraska Beef sufren de tratos abusivos e indignos, los mismos que existían antes de iniciar la campaña a favor de una unión. Se sigue amenazando y despidiendo a los trabajadores y no hay forma de tener una votación justa.

Necesitamos esta ley para proteger los derechos de las y los trabajadores. Necesitamos esta ley para ayudar a las y los trabajadores que quieren condiciones de trabajo más seguras y una vida mejor con la representación de la unión.

 

###
La UFCW representa 1.4 millones de trabajadoras y trabajadores, 250 mil en las industrias empacadora y productos avícolas. Las y los afiliados a la UFCW también trabajan en el sector de atención a la salud, la industria de la confección, productos químicos, destilerías y ventas al menudeo. 

May 18, 2007

El acuerdo de reforma migratoria lastima los trabajadores y no cumple los valores estadounidenses

Washington, D.C.—La Unión de Trabajadores y de Alimentos (UFCW) está comprometida a cooperar con todos los miembros del Congreso para lograr una reforma migratoria significativa que cumple los valores fundamentales estadounidenses, protege todos los trabajadores, y provee una oportunidad a los inmigrantes a participar completamente en un sistema demócrata para que puedan realizar el Sueño Americano. 

Mientras el acuerdo que fue anunciado ayer crea una apertura para formar una legislación significativa, le falta mucho para llegar a ser una reforma integral.

Demasiados aspectos del acuerdo no cumplen los principios fundamentales estadounidenses de la democracia y la equidad. 

Nosotros somos una nación de inclusión—un plan de trabajadores temporales sólo convertiría trabajos que son permanentes en trabajos temporales, crearía un subclase de trabajadores explotados y resultaría en estándares laborales más bajos para todos los trabajadores.

Nosotros somos una nación que aprecia las familias—la creación de un sistema de puntos no sólo mantendría familias separadas y favorecía ciertas familias más que otras, también socavaría la estabilidad comunitaria y la idea más básica de la justicia. 

Nosotros somos una nación de oportunidad—la creación de un sistema que favorece una clase de trabajadores más que otra cerraría la puerta al Sueño Americano para millones de inmigrantes que, aunque trabajan duro, tienen niveles educativos y profesionales más bajos.

Cualquier tipo de legislación que se desvía de estos valores fundamentales sólo exacerbará los problemas de nuestro sistema migratorio actual.